Ir al contenido principal

4.2 Gripe A-nsiedad: Mi punto crítico

¿ Que es lo que les diferencia a los que padecen o sufren de ansiedad en algún momento de su vida, con los que no la conocen?
Sería la ubicación del punto crítico de cada uno. Una puntuación muy personal y que está condicionada por multitud de factores, como tipo de personalidad, vivencias propias, acontecimientos vitales externos, etc.
Ante una situación en la que se debe emitir una respuesta de adaptación, la diferencia estribaría en la duración y fuerza de esta, y el mantenimiento de esa conducta más allá del tiempo necesario.

Por ejemplo: Si al cruzar la calle, el sonido de un pitido de un coche me acelera el corazón y a la vez el paso, para evitar un atropello, nos habremos salvado con tal respuesta de un desenlace fatal. Eso sería adaptativo, y beneficioso en el repertorio de nuestras conductas para preservar nuestra supervivencia.
Pero si a partir de ese momento nos asustara cruzar la calle, o pegáramos un brinco cada vez que oímos un claxon, el grado de ajuste de nuestra percepción de la realidad ante un peligro se habría distorsionado, produciendo un sobresalto, nada saludable para nuestro corazón ni bienestar, en momentos que no son necesarios tal despliegue de preocupaciones, y que terminarían por convertirse en incontrolables .
Lo que ha ocurrido es que hemos dejado asociado un acontecimiento con la sensación de peligro en nuestra mente, reforzada en muchos casos por pensamientos propios.
Como este ejemplo hay multitud de casos, que en nuestro día a día se van sumando a potenciar este estado de alerta constante, en que se traduce la ansiedad. Y como son en la mayoría de las situaciones acontecimientos muy cotidianos, se instala en nuestra mente y en nuestro cuerpo ese estado tan vulnerable e indefenso, en el que bombardean multitud de hechos, que terminan por enfermar esa delicada percepción, manera de pensar, y en definitiva forma de vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…