Ir al contenido principal

9. PARÁSITOS EMOCIONALES






Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.


Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar.
Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas.
Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de "parásitos emocionales".

Normalmente vienen disfrazados con dos tipos de conducta, que les hace más fácil la obtención de sus presas:

Por un lado están los parásitos más agresivos.
Aquellos que con su atractivo, poder de liderazgo y promesas irrechazables, consiguen embaucar poco a poco y dejar invadido por completo a su objetivo, sin que apenas se haya podido dar cuenta.
Su interés lo van demostrando con exigencias cada vez más ambiciosas. Un afecto unidireccional, ya que la carencia de empatía de estos seres, les hace no preocuparse jamás de las consecuencias psicológicas que plantea a sus víctimas.
Sus necesidades son únicas . Nos es algo que hagan de manera premeditada y con una persona en concreto, sino que es su modo de actuar en las relaciones con los demás.

Consiguen que nuestras propias necesidades queden relegadas a un segundo plano y hacen creer que cubriendo sus caprichos y peticiones, nos sentiremos más válidos y necesarios.
Pero lo que realmente termina ocurriendo, es que esta demanda cada vez se hace más extrema y devastadora.
Hay veces que solicitan, continuas muestras de atención y cariño , todo les parece insuficiente. Por lo que se instalan en una espiral de quejas y mayores exigencias. Peticiones imposible de cumplir, ya que nunca será bastante. Por lo que se nos va generando un sentimiento de incapacidad, que se termina traduciendo en un estado de inseguridad y baja autoestima, afectando a otros muchos aspectos de nuestra vida.
Al final, nos "chupan", toda la capacidad individual de protegernos y poder utilizar de manera efectiva nuestras herramientas de adaptación en el día a día.
El segundo tipo de "parásito emocional", es el dependiente.
Una persona necesitada de constante consuelo y apoyo. Nos invaden, en sus momentos de tristeza y abatimiento.
Si se encuentran " bien alimentados" se olvidarán por completo de la persona que le abastece. Eso si, cuando se sientan de nuevo carentes de ánimo, volverán a nosotros con el fin de recargar de nuevo  la reserva de bienestar psicológico.
Ocurre que es tal la demanda, que contagian de ese estado de pesimismo. De repente no sabemos porque hay personas a nuestro alrededor que nos dejan vacíos por dentro, que nos agotan mentalmente, sin fuerzas.
Nos van debilitando poco a poco, chupan nuestra energía (por eso, son también llamado vampiros emocionales).
Su tono de queja, desilusión y pesimismo es constante, y demandan continuamente puntos de vista alternativos que les saquen  de ese patrón de pensamiento negativo.
Ven la vida a través de un cristal gris y al final y lo más doloroso, es que la visión teñida de este color, terminará siendo la misma para ambos .
Una vez descritos, hemos dado el primer paso para liberarnos, que es identificarlos. No significa tener que alejarnos siempre fisicamente de ellos, si no poder aprender a mantener una relación sana, liberándonos de la dependencia y toxicidad que nos provocan.

Algunos consejos para lograrlo:
1.NO ATENDER DE MANERA CONTINUA TODAS LAS DEMANDAS.
 Tampoco quiere decir que los abandonemos por completo. Simplemente es que nos protejamos, que no cubramos todos sus necesidades, porque ocurrirá que olvidaremos las nuestras. No sería optimo regalar todos los días un diamante a las personas que queremos, dejarían de tener valor y nos arruinaríamos enseguida.
2. APRENDER Y PERMITIRSE PEDIR AYUDA.
 Dejar el orgullo y la cobardía. Podemos demostrar que somos humanos, que también sentimos y que de vez en cuando flaqueamos. No siempre podemos donar sangre aunque queramos, si nos encontramos  con anemia, deberemos recuperarnos antes de hacerlo.
3. SER CAPACES DE DECIR QUE NO.
Algo tan importante como saber manejar la asertividad.
Poder decir no, cuando así lo consideremos, no es tan sencillo.  Uno de los derechos básicos del ser humano es poder rechazar peticiones sin tener que sentirse culpable o egoísta.

Vamos entonces a protegernos de estos parásitos, de lo contrario podemos acabar "enfermos", por desgaste y contagio.




Comentarios

  1. Lo que se es capaz de hacer con tal de no estar solo #PobrezaEmocional
    Excelente artículo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Nunca estamos solos, si podemos contar con nosotros mismos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DE LAS PALABRAS

Cuidar las palabras es una habilidad que poca gente posee, no solamente las que nos decimos unos a otros, también es muy importante atender a nuestro dialogo interno, en esa relación tan intensa y para toda la vida, que mantenemos con nosotros mismos.
La capacidad de hablar es algo sencillo, lo puede hacer un niño de 2 años, pero aprender a utilizar nuestro lenguaje para comunicarnos bien, no es tan fácil.
Hay algunas palabras que se utilizan sin importancia, y en cambio usar una u otra tiene unas consecuencias totalmente devastadoras para nuestro equilibrio psíquico.
Una de ellas, es la ligereza con que usamos el "SER" en vez de "ESTAR".  Lo que somos, no siempre tiene que ver con lo que hacemos, y viceversa, lo que hacemos, no siempre corresponde con lo que somos. " Eres un vago",  " Soy gorda"......son solo algunos de los miles de ejemplos que tenemos de estas frases, tan limitadoras.
ERES, es algo que nos da poco margen de cambio. Una critica c…

VACUNAS PARA LA PAREJA

Cuando una pareja comienza, toda la pasión e ilusión, son suficientes para llenar las expectativas que cada uno se plantea, de lo que se puede esperar de la otra persona. Pero precisamente pasión e ilusión son "vacunas" protectoras de una realidad, que a veces no queremos ver, ya  que las cosas, pocas veces son como imaginamos. El problema no es la realidad, el problema está en nuestras expectativas de esta.
Y una vez que somos conscientes de esa frustración, nos resistimos a aceptar lo que es y no lo que queríamos que fuese y nos alejamos de lo que se puede conseguir.   El problema de muchas rupturas de pareja es la no aceptación del otro y el error más común creer que cambiará.
Los reproches y las exigencias, son aspectos que van minando la calidad de la relación hasta alcanzar, la perdida de respeto. SIN RESPETO NO HAY RELACIÓN, es un engaño creer lo contrario.
Entendemos que el amor, es indispensable en una relación de pareja, pero ¿se puede hablar de amor en una relación a la…