Ir al contenido principal

16. EL VIRUS DEL APEGO




El apego o vinculo afectivo es una necesidad del ser humano para su correcto desarrollo. Hay estudios que demuestran que el afecto en los recién nacidos es tan importante o más que una buena alimentación. Los bebés que son privados de ese vínculo, serán adultos con graves deficiencias emocionales y carencias en sus herramientas adaptativas.

El apego es innato en los niños, que buscan seguridad y proximidad con las personas de su entorno. Les evita  peligros, les proporciona sus necesidades más básicas, y les ayuda a explorar el mundo que les rodea sin arriesgar demasiado. La dependencia de los niños por sus figuras de referencia son necesarias.

Es básico por tanto, establecer desde el inicio un apego seguro, para evitar posibles carencias en el futuro.

Pero un apego excesivo, puede dar lugar, a un desajuste en la autonomía y la autoexploración del bebe, que pueden generar también dificultades.

Poco a poco esa dependencia se va disolviendo durante el proceso de desarrollo. Vamos soltando lazos, ganando autonomía, hasta romper el "cordón umbilical" con nuestras figuras de apego, durante esa revolución personal, llamada adolescencia.

Eso no significa que se modifiquen el tipo de relaciones que teníamos con esas personas, se puede querer sin apego. Querer sin apego es querer mejor.

Defendemos la libertad y en muchos casos aceptamos ataduras, al depender de ciertas personas de nuestro entorno: nuestra pareja, nuestra familia, o cualquier persona que sea lo suficientemente importante para establecer un vinculo tan estrecho que nos limite.

Mucha veces somos dependiete de alguien si ser del todo conscientes. Como descubrirlo:

El apego, nos aísla, pensamos que esa persona de la que "dependo", es la única que me podrá complementar, ayudar o incluso salvar.

El apego, nos vuelve inseguros y desconfiados. Los celos por ejemplo, son producto del vinculo con esa persona que nos negamos a compartir.

El apego, nos da miedo. La sensación de que no podríamos vivir si le pasara algo, nos provoca ansiedad y temor constante.

El apego disminuye nuestra autoestima. Cuando nos atamos a alguien, creemos que es mejor que nosotros, que nos supera.

El apego nos anula. Dejamos de pensar en nosotros, para volcarnos totalmente en las necesidades, deseos y gustos de la otra persona. Cometiendo el grave error de olvidarnos de los nuestros.


No es raro encontrar relaciones en las que la persona dependiente es víctima de una relación desequilibrada , quedando a merced de su figura dominante.


Desatarse. Liberarse. Desapegarse. Es una necesidad, para llevar una vida con dignidad y respeto por nosotros mismos. La inestabilidad que nos provoca vivir gracias y a través  de otro, debe ser suficiente razón para romper con la esclavitud afectiva.


No podemos vivir sin afecto, nadie puede hacerlo, pero si podemos amar sin esclavizarnos.

Walter Riso.

Comentarios

  1. Increíble me identifico en un montón de cosas, pero es difícil cambiar.. Gracias por escribir a sí, por que me ha llegado y me ha hecho pensar! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…