Ir al contenido principal

18.SUPERWOMAN

                           

Un nuevo “virus”, que ha aparecido en el último siglo, es el síndrome de Superwoman.

 Se conoce por las consecuencias tan devastadoras que tiene para la salud física y mental de la mujer, provocando insomnio, ansiedad, depresión o trastornos de conducta alimentaria.

La igualdad de género por la que se ha luchado, y se sigue luchando, no ha hecho más que obligar a la mujer a un sobreesfuerzo, para demostrar esta paridad, que se ha intentado defender.

A nivel profesional, las mujeres luchan por conseguir puestos de responsabilidad, y se esfuerzan por alcanzar el mismo nivel e ingresos que los hombres.

A nivel doméstico, aunque la teoría entiende que las tareas deberían ser compartidas, la realidad demuestra que en la mayoría de los casos, la mujer lleva el peso de la casa, la organización general del hogar y la mayor parte de dedicación a los niños. Solo un dato: El teléfono que en los colegios tienen para avisar a uno de los dos padres, es el de la madre en un 97% de los casos. No quiero abusar de las estadísticas, pero sorprendería la alta proporción de desigualdad todavía existente.

A nivel estético, los medios de comunicación y los cánones de belleza actuales, presentan una mujer que no envejece. Que se mantiene estupenda a pesar de los años, de los embarazos y del “tute” de cada día.

Y así es como nosotras mismas, nos hemos metido en la boca del lobo. Tenemos que hacer lo que puede hacer un hombre en lo laboral ( lo que es más que obvio), pero tenemos que seguir siendo unas madres abnegadas y unas mujeres estupendas. Nos obligamos a llegar a todo y además hacerlo bien. Y lo que ocurre es que unido a ese esfuerzo constante, se une la sensación de insatisfacción por creer que no se llega a hacer todo tan bien como nos gustaría. El sentimiento de culpabilidad, por desatender en algunos momentos alguna de las parcelas, no es más que una distorsión de pensamiento. No podemos aspirar a ser perfectas.
NO SUPERWOMAN.

Desde que la mujer salta de la cama hasta que vuelve a meterse en ella, se enfrenta a un día contrarreloj, donde se solapan multitud de actividades, planificaciones, traslados, y lo que es peor, esa sensación de "no llegar" constante, que consume mucha energía y debilita aún más, produciendo ese agotamiento mental, que es el causante de los muchos de los trastornos que actualmente llevan a las mujeres a las consultas médicas. Y es en estas, donde darán esas "pastillas mágicas", los ansiolíticos o depresivos ( 7 de cada 10 personas que consumen estos fármacos, son mujeres).

En cambio lo que se debería aprender, es la manera de flexibilizar, de priorizar de delegar:

Elegir:
 Si mi profesión es mi prioridad, no sentirnos culpables por tener que delegar funciones domésticas a otras personas.
Si decido que mi familia y mi casa es lo primero, aceptar que mi profesión debe quedar en un segundo plano. 

Bajar el listón:
No tenemos que estar constantemente demostrando lo que valemos y de lo que somos capaces. Nosotras mismas, debemos exigirnos menos, y poder sentirnos satisfechas, sin pretender mejorar continuamente y abarcar más.

Utilizar la "ecuación mágica":

33% De lo que TENEMOS que hacer+ 33% De lo que DEBEMOS hacer+ 33% De lo que QUEREMOS hacer = Vida plena y satisfactoria.


        



Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…