Ir al contenido principal

25. VACUNAS VERANIEGAS




               



Empezar el verano y romper con la rutina, sería escapar de la disciplina y obligaciones a la que nos enfrentamos en nuestro día a día.

 Los horarios, las responsabilidades, y nuestras propias exigencias, nos dejan poco margen para la relajación y el bienestar, y eso es justamente los que buscamos cuando salimos de vacaciones.  
Dejar fuera del equipaje todos esos mensajes de "tengo  y debo", para permitirnos el "quiero".


Es importante romper con los hábitos, porque es una manera de tomar perspectiva de nuestra realidad y nuestra vida.

Las vacaciones nos permitirían espacio, para preguntarnos y cuestionarnos la vida que llevamos. Si la valoración es positiva, la vuelta a la rutina, solo será una cuestión de adaptación a horarios y nuevas metas. 
Pero si esa visión de nuestra vida tiene un valor negativo, la reflexión y la toma de contacto con la realidad supondrá un verdadero calvario ( de este dato se concluye el elevado numero de separaciones durante el periodo vacacional, y los elevados grados de ansiedad y estrés durante esta época).


La sensación de libertad que sentimos al no tener que trabajar durante las vacaciones, es la misma que nos queremos permitir, dejando muchas de las responsabilidades propias. Por esos suele ocurrir que flexibilizamos en los hábitos de alimentación , en las horas de sueños, en las exigencias de la educación de los hijos. Buscando ese estado de serenidad y relajación tan ansiado.
Pero también pasa que como somos animales de hábitos, mucha gente, necesita volver a buscar ciertas "obligaciones" y nos volvemos a someter a  múltiples presiones, durante el periodo vacacional. 


Algunas de las claves para que las vacaciones sean un éxito serían:

  • En primer lugar no tener una metas prefijadas. Nos marcamos una expectativas respecto a las vacaciones, en muchos casos inalcanzables en cuanto al descanso y la diversión se refiere. Dejar espacio a la flexibilidad y que los días nos vayan sorprendiendo.
  • Por otro lado, no planificar demasiado los días veraniegos. Hay veces queremos hacer tantas cosas, visitar tantos sitios, que lo que ocurre es que volvemos a estresarnos por tener que cumplir tantos planes. Es tiempo de descanso y no un contrarreloj de todo lo que queremos hacer y no tenemos tiempo durante el año.

  • Tomar baños de sol ( en exposiciones moderadas, con 10 minutos es suficiente). Los rayos de sol aumenta un neurotransmisor responsable del bienestar, la serotonina. Convirtiéndolo en el mejor antidepresivo natural.
  • Permitir el aburrimiento. No tenemos costumbre de no hacer nada, y es una de las cosas que  debemos practicar en el verano. Dedicarnos tiempo para nosotros. Aunque en vacaciones pasamos más tiempo con la familia y los amigos, hay que buscar espacios para poder estar a solas y haciendo aquello con lo que disfrutamos.
  • Por último lo más difícil. Permitirnos vacaciones a nosotros mismos. ¿Cuantas veces nos gustaría darnos tregua y dejar nuestra cabeza y pensamientos en Off?. Deja la autocrítica y el autocontrol en casa y se un "buen compañero de viaje"

Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…