Ir al contenido principal

20. DOSIS DE OPTIMISMO





Uno de los mayores hallazgos de la psicología de los últimos años, es que los individuos somos dueños y responsables de nuestra manera de pensar. A mediados del s.XX se pensaba que el hombre era producto de una genética y consecuencia del medio en el que vivía. Palabras como impulsos, reforzamiento, estimulo, represiones...servían para explicar el comportamiento humano con la base científica que se necesitaba para introducir a la psicología como ciencia.

Después de años de intentos por conseguir un acuerdo y aproximar posturas, se ha llegado a la conclusión ( aunque por supuesto sigue habiendo detractores) que son las IDEAS las que explican el comportamiento individual.

Si esta es la realidad ,es fácil entender que así como pensemos nosotros el mundo, llegaremos a verlo. Aunque esta pauta es fácil para algunos, puede ser un verdadero calvario para otros y motivo de diversos trastornos psicológicos.

Por tanto una mayoría de ideas negativas sobre la realidad, daría como consecuencia una manera de pensar negativa o PESIMISTA y por el contrario una manera positiva de enfrentarnos a las situaciones sería una practica de pensamiento positivo u OPTIMISMO.


Aunque hayamos aprendido a ser pesimista de pequeños, se puede aprender a ser optimista de mayores.

Son muchas las ventajas de ser optimistas, como para entender, que sería necesario, cambiar nuestro patrón de pensamiento, si este nos produce malestar y negatividad en  muchas situaciones.

El optimismo, es una actitud activa, en la que nos enfrentamos a los problemas en su conjunto, valorando lo positivo y lo negativo y no tirando la toalla ante la primera dificultad.

La persona pesimista, se sitúa ante los problemas como el que mira una cuadro muy de cerca,  y la persona optimista se coloca más lejos, toma perspectiva y valora toda la situación ,obteniendo más datos con mayor probabilidad de tomar las decisiones apropiadas.

¿Cuáles serían las características que deberíamos aprender de los optimistas?

Si seguimos su decálogo, podremos empezar a practicar, una de las mejoras maneras de mantenernos inmunes a las situaciones complicadas que la vida inevitablemente nos traerá y protegeremos nuestra mente y como consecuencia nuestro cuerpo. Recordar que el cuerpo es el que en muchas ocasiones nos habla, cuando no queremos escuchar a la mente. Nos manda señales y nos pide a gritos ( en forma de enfermedades, dolores, ...), que nos dediquemos más a nosotros mismos, a escucharnos.

Por eso es tan importante, que nuestros diálogos internos se vuelvan cada vez más positivos.


                                  DECÁLOGO DEL OPTIMISTA

             I.      El optimista acepta a los demás como son, no intenta cambiarlos y no mantiene rencor.

          II.      El optimista disfruta del presente, sin miedo por el futuro y sin quedar anclado en el pasado.

       III.      El optimista, ante las dificultades y los momentos difíciles, no se rinde, lucha con la esperanza que su esfuerzo tenga finalmente recompensa.

       IV.      El optimista no se queja ni se lamenta, sabe que eso es una pérdida de energía

          V.      El optimista cuida su lenguaje interno. No utiliza juicios de valor ni términos extremistas y radicales como: nunca, jamás, siempre, inútil.....

       VI.      El optimista busca y mantiene ilusiones y proyectos.

    VII.      El optimista se siente libre, sin ataduras ni dependencias de nada ni de nadie.

 VIII.      El optimista se permite en ocasiones estar triste, pero nunca desesperado.

       IX.      El optimista, no se cree mejor que nadie, pero si lo suficientemente bueno, para hacer lo que se propone.

          X.      El optimista es generoso, agradecido y piensa en los demás.


"Soy optimista, no me parece muy útil ser otra cosa"  Winston Churchill


Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…