Ir al contenido principal

EL VIRUS DE LAS EXPECTATIVAS

                            

Si hay algo con lo que sufrimos en nuestra vida, es cuando no vemos cumplidas nuestras expectativas.
Eso que esperábamos que ocurriera y finalmente no sucede, que provoca una frustración que en mayor o menor medida nos es tan difícil gestionar.

¿ Pero son las cosas que nos pasan las que nos hacen sufrir o que no nos pasa lo que esperábamos?
¿Cuantas veces, nos sentimos ofendidos por lo que alguien no ha dicho o no ha hecho?
Quizás deberíamos empezar a ACEPTAR, que las cosas ocurren como ocurren y los demás se comportan de una manera que no siempre concuerda con lo que esperábamos.

Las personas, somos únicas y a veces cometemos el error de creer, que piensan, se comportan o sentirán como lo hacemos nosotros, de ahí, que las desilusiones y decepciones, sea algo que nos entristece muy a menudo, cuando vemos que lo hacen de manera tan diferente a lo que esperábamos. No te molesta lo que los demás te hacen, es que lo hagan como tu no lo harías o esperabas que lo hicieran lo que te lleva a sufrir.

Y lo mismo ocurre con la situaciones, tenemos la idea errónea, de que si controlamos todo, lo planificamos y nos esforzamos, las cosas ocurrirán como deseamos y en muchas ocasiones no es así. Hay multitud de variables que se escapan de nuestro control y aceptarlo, será el primer paso, para alcanzar la serenidad que nos da convivir con la inseguridad de una manera pacifica, sin resistirnos, ni luchar contra lo que no puede ser.

La mejor vacuna por tanto para uno de los virus más dañinos, será eliminar toda expectativa de tu vida, dejar que las cosas suceden como tienen que suceder y los demás se comporten según su carácter y personalidad.

Las cosas NO TIENEN que ser de una determinada manera, ni como tu consideras. Las cosas SON y aceptarlas de esas manera te reconciliará contigo mismo, pero sobre todo con los demás. Cuando llegues a la conclusión que esos agravios, o decepciones no son más que comportamientos personales y motivados por intereses propios de cada uno, no veras todo con los ojos de victima, que inevitablemente te llevan a sufrir o a sentirte ofendido.

Algunos consejos para "curarte" de la expectativas que te "enferman".

· Dejar de responsabilizar a los demás de como te sientes o como estás, el único responsable de tu estado anímico, eres tu mismo. No permitas que nadie más tenga ese poder sobre ti.
· Aceptar las situaciones como son y como vienen. No es una cuestión de si te lo mereces, ni de justicia.
· NO vivas continuamente a la espera de que las cosas cambien, o sean diferentes. Este es tu HOY, conecta con el presente.
· No intentes cambiar a nadie. Las personas no cambian, no creas que tú lo lograrás, o la decepción estará asegurada.
· Y por último, valora siempre lo que tienes, SIEMPRE, será más que lo que te falta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…