Ir al contenido principal

36. EL VIRUS DE LA INMEDIATEZ


                         



Sabiendo de antemano, el tema sobre el que voy a escribir, me encuentro desde el principio, con una sensación tan familiar como incómoda, de "prisa" por terminar.

Todo lo que hacemos, lo hacemos para acabar, para llegar, para conseguir....perdiéndonos en el camino, la verdadera satisfacción del proceso.


La cantidad de obligaciones y responsabilidades a las que nos enfrentamos, nos hacen valorar solo aquello que es práctico, con lo que obtendremos una gratificación de cualquier tipo. La cola de la caja en el supermercado o el atasco en la ciudad, nos parecen situaciones intolerables, al lado de todas las cosas que tenemos que hacer.  

Por ello, la impaciencia, se convierte en un veneno, que nos intoxica poco a poco, produciendo un estado continuo de nerviosismo.


Vivimos en el mundo de lo inmediato, si algo quiero, lo quiero YA y saber esperar nos parece un suplicio, que muchas veces no estamos dispuestos a soportar, tirando la toalla antes de tiempo. No fue mala suerte, ni que no pudieras conseguirlo, lo que ocurrió es  que te rendiste.

Hay muchos estudios, sobre la diferencias entre las personas que saben esperar la gratificación a largo plazo y las que necesitan la recompensa inmediata, de hecho, en los niños que saben esperar, se puede preveer, que tendrán mejores resultados y sus vidas serán más satisfactorias en el futuro.

El miedo de muchos padres a que sus hijos, puedan traumatizarse si no consiguen algo de manera inmediata, es infundado. Los niños que aprenden desde pequeños, que el mundo no siempre nos facilita las cosas, y que el esfuerzo es directamente proporcional a la satisfacción, tienen más capacidad para adaptarse. Y la adaptación es un proceso vital, para el desarrollo de cualquier persona.


Practicar la paciencia,  es un ejercicio necesario, para mantener el autocontrol y la autoconciencia.

Es importante, que sepamos "estrujar" el presente, disfrutar del devenir y la evolución de las cosas y situaciones, e incluso de nuestros propios estados emocionales, dejándolos fluir.
La emociones se vuelven disfuncionales, cuando pretendemos manejarlas o evitarlas, retroalimentando en muchos casos el malestar.


Paremos un poco el ritmo, vamos a detenernos en lo que SOMOS, no en lo que tenemos o hacemos, y disfrutemos en el camino, sin prisa por llegar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…