Ir al contenido principal

15.NUEVAS DOSIS DE VACUNAS EMOCIONALES


                  
En momentos de crispación como los que estamos viviendo, es común ver que todos estamos especialmente, irritables , agobiados y preocupados en general.

 Con esos sentimientos, lo único que estamos generando es una sensación de malestar y frustración que empaña todas las facetas de nuestra vida.

¿ Que "vacunas", son importantes, para protegernos e inmunizarnos ante estas emociones tan dañinas y debilitantes?.

La primera importante, es conocer o confirmar nuestra VOCACIÓN:

 Que es lo que nos hace diferentes y que podemos aportar al mundo. Cuando no escuchamos la misión de lo que hemos venido a hacer a esta vida, surgen serios problemas con nosotros mismos y con los demás.

 Es vivir como por inercia. Nos ponen aquí el día que nacemos, y nos dicen y ahora: ¡Vive!. Sin más instrucciones que esas.

 La vocación es la elección de lo que queremos hacer. Conocer cuales son nuestras cualidades y capacidades, adaptarnos a lo que el medio y las circunstancias nos permiten y llevarlas a cabo como único medio para sentirnos realizados.

Este es un proceso continuo y sin fin, siempre podemos tener la oportunidad, de replantearnos y forjar nuevas expectativas sobre nosotros mismos sin limitaciones , pero con un autoconocimiento maduro, sobre lo que podemos ofrecer.

Pueden ser muchas y diversas, pero deben ser concretas. La profesión, la vida en pareja, la paternidad, las aficiones, el altruismo.....son solo algunas de las múltiples opciones de elección de nuestras vocaciones personales.


Para esa complicada, pero necesaria decisión ,debemos practicar el CORAJE:

Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos el coraje de perseguirlos.

Walt Disney


EL coraje, para hacer lo que nos hemos propuesto, con VOLUNTAD y SIN MIEDO. El miedo no nos lleva a ninguna dirección. El miedo es una idea preconcebida, algo que se basa en lo desconocido del futuro y que nos paraliza en el presente.

Superar nuestros propios miedos, es una tarea vital, para llevar una vida plena y sin inseguridades.

Uno de los peores miedos que nos acompañan en nuestra vida, es el miedo al error. Cuantas veces no hemos intentando algo por miedo a fracasar.

Si no lo intentamos, nunca nos demostraremos que podíamos.

Vivir con miedo, es vivir a medias.


La voluntad, nos ayuda a conseguir lo que nos proponemos, a pesar de las adversidades, de los contratiempos y de las propias limitaciones que nuestros estados de ánimo y nuestras emociones nos provocan.

En ocasiones nos convertimos en nuestros peores enemigos. Un paso para liberarnos y dejar paso a la voluntad es hacer las paces con nosotros mismos. Aceptarnos como somos, y evitar al máximo los juicios de valor y las críticas destructivas para con nosotros. En vez de censurarnos con lo que hemos hecho mal, podemos preguntarnos, como lo puedo hacer mejor la próxima vez. Castigarnos continuamente , solo nos lleva a conductas cada vez más autodestructivas, que de nuevo nos impiden avanzar, en nuestras metas e ilusiones.

No se hace a nadie bueno, diciéndole que es malo, y mucho menos a nosotros mismos.


PERDONAR, deshacernos del rencor, sería la última de las vacunas para poder vivir un presente satisfactorio por elección. Sentirnos en paz con cualquier recuerdo que nos pueda surgir, sin sentimientos de animadversión por nada y por nadie, nos aligera mucha la carga, que de por si el día a día se esfuerza por rellenar. Si nosotros llevamos a nuestras espaldas una mochila llena de piedras, sin ninguna utilidad, vivir será un deporte extremo que pondrá en muchas ocasiones al límite nuestras posibilidades de supervivencia

Al perdonar, no estamos haciendo un bien al otro, nos estamos haciendo un regalo a nosotros mismos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…