Ir al contenido principal

14.¿EXISTE LA FELICIDAD?


Aunque difícil de definir, parece que la felicidad es el fin de todo ser humano.

 Sería como perseguir a alguien que corre más que nosotros, pero que nos resistimos a no alcanzarlo.

Todos nos esforzamos, nos desgastamos y nos debilitamos por conseguirla. Por lo que al acercarnos a ella estamos ya tan agotados, que somos incapaces de saborearla. Sería como después de preparar  mucha comida y pasar largo rato en la cocina, nos sentamos a la mesa y no podemos probar bocado.

La ansiedad que nos generamos, por estar felices, impide en muchos casos poder sentirla.

¿Que ocurriría sin confirmáramos que NO existe?, quizás nos tranquilizara pensar, que no debemos perseguir un imposible, porque la felicidad no depende de nosotros. La vida no nos da siempre lo que esperamos. Pero en cambio, podemos dejar de esperar, dejar de decepcionarnos con lo que la vida nos ofrece.

Es difícil afirmar que no existe algo de lo que tanto se habla, lo que todos nos deseamos los unos a los otros. Desaparecerían frases tan usadas como Feliz Navidad o Felicidades.

Voy a arriesgarme y sugerir, que dejemos de ansiarla, porque no la alcanzaremos.

Sustituyamos la felicidad, que depende de las cosas que nos pasan, por algo personal y que depende única y exclusivamente de nosotros que es la SERENIDAD.

 La satisfacción personal de que hacemos lo que debemos, lo que queremos y lo que tenemos que hacer. Magnífica ecuación, para sentirnos tan bien, como para vivir esa armonía, que produce muchísimo más placer, más continuo y más duradero. Tiene que ser equilibrado, solo hacer lo que queremos no nos dejaría disfrutar, y solo hacer lo que tenemos que hacer, nos mutilaría la capacidad de sentir placer. Y en lo que debo hacer, nos escuchamos a nosotros mismos, para conseguir sentirnos bien, sin censuras, pero sin concesiones. Nuestras propias críticas nos hacen mucho más daño que las que nos hacen los demás. Por eso sentirnos mal con nosotros mismos es incompatible con la serenidad, ya sustituida por felicidad.

 Podemos hablar de instantes de felicidad, pero son momentos derivados de nuestro estado interno, de nuestra propia percepción. Cuantos instantes maravillosos, nos habremos perdido, por no poder verlos....

La ceguera mental, en la que nos ofuscamos cuando nos sentimos mal, desdichados, fracasados, irritados......nos impide disfrutar de lo cotidiano, eso que la vida nos da sin esperarlo, pero que es igualmente valioso.

Si las cosas no son como esperábamos, cambiemos nuestras esperanzas y deseemos lo que tenemos, tanto como si lo hubiéramos anhelado siempre. Seguro que en nuestro hoy hay mucho más de lo deseábamos que de lo que esperábamos.





Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…