Ir al contenido principal

12. RESACA EMOCIONAL




Acabaron las navidades, y no solo nos queda la sensación de que comimos y bebimos de más, si no que la exposición familiar a la que nos sometemos en estos días, normalmente pasa factura a nuestra estabilidad emocional.
 Cada familia es un microcosmos, un pequeño mundo con sus reglas y costumbres propias, y a su vez  todas tienen pequeños o grandes conflictos,
algunos resueltos y otros muchos sin resolver.
 Problemas que al hacernos grandes van creciendo de las misma manera, secretos nunca confesados, explicaciones nunca dadas.
 Recelos y envidias que se mantienen desde la infancia, y  secretos de familia que solo se dejan destapar cuando cerramos la puerta y nos aseguramos de que estamos a salvo.
Ocurre que el "cordón umbilical", nunca llega a cortarse con nuestras familias de origen, y el vinculo establecido con ellas desde el inicio de nuestra vida , puede oscilar fácilmente entre lo positivo y lo dañino.
El rol que adoptamos en nuestras familias desde pequeños suele moldear nuestra personalidad futura de tal manera, que si analizamos como somos hoy, mucho tendrá que ver con los papeles representados en nuestros primeros años.
Las etiquetas que asumimos, impuestas de manera implícita en muchas ocasiones, nos marcan a fuego la piel y son determinantes en nuestro desarrollo vital. Al decir implícitas, quiero decir, que se entremezcla, lo verbal con lo no verbal, lo dicho abiertamente con lo supuesto o interpretado.  
Y así ,se forma una maraña de verdades y mentiras, comentarios directos e indirectos, informaciones transmitidas de manera sesgada de unos a otros, que imposibilitan una visión objetiva y clara de la realidad de lo que somos y de lo que queremos realmente.
Cada familia construye su propio cristal desde donde empezamos a ver nuestro mundo. Con las experiencias y los años, se van superponiendo otros cristales.
Unos, no dejan jamás de mirar por el cristal inicial, y desechan cualquier otra visión, no quieren cuestionar, ni se permiten mirar la vida a través de otras ópticas.
Aceptan valores, principios, prejuicios, ideologías. Si el cristal se rompiera o sufriera algún desperfecto, ya no se vería nada correctamente, con los riesgos que eso supone.
Otros se cuestiona si esa visibilidad inicial es la correcta, y dedican su esfuerzo a superponer multitud de otros vidrios, hasta que consiguen encajar unos con otros formando una visión nítida y luminosa.
Los hay también, que rompen el cristal en añicos, pensando que no lo necesitarán nunca más, y buscan multitud de opciones, solo con el afán de demostrar que esa transparencia inicial, no era correcta. Juegan con imágenes opuestas con las que contrastar las iniciales. Y al final pueden quedar presos de un laberinto de espejos y cristales, en las que nunca llegarán a ver nada claro.
Por eso, enfrentarnos a nuestras familias de origen, significa recuperar ese cristal inicial, que ya está afectado, por las superposiciones de nuestras propias vivencias. Al final cada miembro de la familia ha ido conformando su propia visión del mundo, lo que puede impedir el entendimiento total, y lo que provoca en muchos casos frustraciones y decepciones, al no sentirse identificados con el "cristal familiar".
Romper por tanto ese "cordón umbilical" que nos une 
de por vida a nuestras familias de origen, es importante y necesario, para mantener con ellos una relación sana y madura.
El encontrarnos atados a prejuicios y valores que no compartimos en su totalidad, nos limita y confunde.
Debemos conocernos y respetarnos, para poder respetar a los demás, entendiendo que cada uno tiene su propio cristal a través del que mirar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

9. PARÁSITOS EMOCIONALES

Según el diccionario de la lengua española, la definición de parásito, sería aquel organismo que vive a costa de otro, alimentándose de él y causándole algún perjuicio.

Seguro que esta descripción nos recuerda a muchos, a personas que nos rodean, de las que estamos infectadas y que de manera tan difícil nos cuesta escapar. Un tipo de personas que sin darse cuenta en algunos casos o deliberadamente en otros, escogen a sus presas para quedar instaladas en su sistema emocional y de él servirse a discreción, hasta acabar con las reservas de su  hospedador.
Hay relaciones, ya sean de amistad, familiares o amorosas, que desgastan, anulan y nos dejan atrapadas en ellas. Por contagio  transmiten sus estados emocionales, que en muchos casos es negativo, y por más que queramos recuperarnos, con apenas unos minutos de exposición de nuevo a ellas, se vuelven a agotar nuestras reservas. Para poder protegernos y conseguir escapar de este efecto tan devastador, vamos a conocer primero a este tipo de &qu…

¡CUIDADO!: “INFLUENCERS” Y “FOLLOWERS"

Hace falta que aparezca la primera muerte de una víctima de las consecuencias del uso disfuncional y abusivo de las redes sociales, para plantearnos y dar la voz de alarma sobre una mal actual y que ha aumentado de manera preocupante en los tres últimos años (las grandes marcas han invertido un 80% más en su presupuesto en redes sociales, durante el 2016). Una influencia que se cuela en nuestra vida y la de nuestros jóvenes sin enterarnos, aparentemente de manera inocua y superficial, pero que se convierte en una enfermedad silenciosa y altamente peligrosa. Se da la tesitura, que es una relación de “contagio” bilateral. Los followers (seguidores, fans, admiradores..), cada vez más fieles a sus queridos personajes, no son solo los que se encuentran expuestos a una vida idílica e irreal, son los propios Influencers ( Famosos, populares, personajes de moda, ….) los que caen en esta espiral al tener que mostrar su vida maravillosa las 24 horas del día, los 365 días del año. Un trabajo sin de…

10. SORDERA EMOCIONAL

Tenemos dos oídos, y si no hay ninguna dificultad auditiva, todos escuchamos perfectamente, los sonidos que provienen del exterior.
Es una actividad, que no necesita de ningún esfuerzo por nuestra parte. Es más ,nos cuesta mucho dejar de oir. Vivimos en un entorno urbano, que supera con creces los decibelios apropiados para nuestra salud.
Pero hay una gran diferencia entre oir y escuchar. Todos oímos desde el momento en que nacemos, pero la actitud de escucha se va adquiriendo con los años, y se integra en una de las más importantes habilidades sociales.
La base de esta diferencia estaría en que lejos de ser una conducta pasiva, es una actitud paciente, y se necesita entrenamiento y cierta inteligencia emocional para adquirir semejante atributo personal.
Lo común al escuchar a otra persona, es estar pensando en como hacer nuestro ese mensaje, preparar lo que vamos a decir a continuación o incluso, obviar lo que nos cuentan y estar pensando en nuestros asuntos o preocupaciones.

El estado an…